Ana María Barrenechea: La deuda

Jorge Panesi

Resumen


No, no han faltado homenajes a su obra y a su vida, en vida de Ana María Barrenechea. Entre otros testimonios, el libro recopilado en 1984 por Isaías Lerner y Lía Schwartz en la Editorial Castalia, y el que editáramos algunos de sus discípulos de la Facultad de Filosofía y Letras (Editorial Eudeba, 2006). No recibió en vida ni el menoscabo del olvido ni la blasfemia de la ingratitud, aunque soportó más de una vez el apremio político de la intolerancia (en el gobierno de Perón, y en la dictadura de Onganía). Supongo que apreciaba ese testimonio de afecto y veneración intelectual, pues el trabajo de los maestros es volátil e inaprensible como las huellas de la vida misma y necesita del recuerdo, de la expresión y de la inscripción del recuerdo. No en vano uno de sus últimos trabajos académicos fue sobre la memoria y el archivo. Ese libro parecía decir con una maravillosa elipsis travestida de pertinencia académica: “no me olviden”. Porque en vida, la vida de los maestros suele ser avara, insaciable, glotona de homenajes. ¿Fuimos consecuentes hacia el final con esa avidez del recuerdo? No lo sé. Hacia el final, en vida, como el latigazo del lugar común inexorable, suena con todo su sentido aquella frase casi final del título de Onetti: “Cuando ya no importe”.

Palabras clave


Barrenechea; homenaje; discípulos

Texto completo:

PDF


INCLUIDA EN: 

     Resultado de imagen para redib logos  

 

 

             

 

 

                                                             

 

 

                 

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Exlibris | ISSN 2314-3894 (en línea)
Departamento de Letras - Filo:UBA
letras.editor@gmail.com | letras.filo.uba.ar